Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘televisión’

Segunda parte de la entrada dedicada al Diario de Patricia (aquí la primera parte). En realidad nunca dedicaría ni lo más mínimo a ese programa, así que esta entrada simplemente habla de ese programa. En realidad yo no llamaría programa, ni siquiera hablaría de él, así que el resto corre a cargo de Carlosbcn, aunque eso sí, no tiene desperdicio…

Pasando a cuestiones más alegres, el asunto de los romances electrónicos, es decir, surgidos de Internet, podría encuadrarse dentro del “amor”, pero yo lo considero un tema aparte. Cuando ya parecía que “El diario de Patricia” iba a entrar en crisis tras haber dejado vacíos los armarios, la tarifa plana y la banda ancha empezaron a extenderse y el programa pronto pudo reabastecerse de testimonios gracias a esta patulea de patanes aprietateclas que se enamoran y desenamoran de un día para otro a golpe de chat y SMS. Yo todavía siento escalofríos cuando algún personaje entra en el plató, se sienta y afirma tener cibernovio/a o alguna sandez por el estilo. Pero a ver, panda de patanes, ¿cómo narices se puede tener novio/a sin conocerlo/a en persona? ¿A quién le puede entrar en la cabeza semejante majadería? Pero no me quejo, porque son estos delirios los que nos deparan algunos de los mejores momentos de esta particular parada de los monstruos.

A modo de ejemplo, puedo explicar lo que vi recientemente mientras me “documentaba” para escribir esto. Enciendo la tele, pongo Antena 3, y aparece un tipo llamado José Antonio o algo así, con una pinta de buenazo y tontorrón impresionante (no es, por tanto, el tipo de caso que comenté más arriba). Está en la clásica cámara de conspiraciones, es decir, en una sala aparte. Los espectadores lo vemos desde nuestras casas, pero el público del plató no se entera de nada. Pues bien, el chico afirma tener novia, bueno, cibernovia. Pero está preocupado: pese a su precaria situación económica, él no hace más que mandarle dinero y pagarle el saldo del móvil a la susodicha, y ella apenas hace nada por alimentar la ardiente llama de ese gran amor que los une. Ya, yo tampoco lo entiendo, pero da igual.


Aquí tenemos al inocentón de turno, a punto de pagar cara su ingenuidad. Patricia se pone de espaldas para que no veamos cómo se relame.

A continuación, volvemos al plató: resulta que entre el público se encuentra la cibernovia. Se trata de una tiparraca más basta que un arado que exhibe una gran dejadez física e intelectual. Tras la comedia de rigor, Patricia la hace sentarse con el resto de invitados, y cuando le pregunta si tiene novio, ésta reconoce tenerlo… solo que se llama Ramón (o algo así), no José Antonio. Ahora bien, si hablamos de cibernovios… Patricia le pregunta, y ella evita responder, hasta que reconoce que ni se acuerda de cuántos tiene o ha tenido, y aunque evita entrar en detalles, se limita a decir, entre risotadas, que a ella el móvil le sale gratis. Mientras tanto, José Antonio no da crédito: ¿quién habría dicho que le iba a engañar así una persona a quien no conocía de nada y que solo mostraba interés por su dinero? Realmente sorprendente.


La cibernovia, todavía entre el público. Otra que paga con la cara. Una gran mujer, aunque solo en algunos sentidos del término.

Poco después, Jose Antonio entra en el plató, se sienta junto a su oscuro objeto de deseo (“oscuro” por que la otra va de negro) y ambos mantienen un breve intercambio de palabras que no llega ni a discusión. Finalmente, el entrañable calzonazos, que no ha tenido bastante con semejante humillación, acepta ser su amigo, y solo le falta pedirle a la presentadora que le patee las pelotas después de que todo el público haya orinado sobre él. Pero no hay tiempo para eso: Patricia zanja el asunto declarándolos amigos para siempre y, a continuación, una francesita que acude al programa con una camiseta donde puede leerse la palabra “fuck”, nos explica cómo viajó desde Francia hasta España para irse a vivir con su amado del ciberespacio, que luego la echó de su casa porque la tipa era una cibergolfilla. Pero dejemos los ejemplos y casos concretos, o no terminaré nunca.


Una cerdita gabacha que pide una segunda oportunidad. Lo de siempre.

A todo esto, no he hablado apenas de la presentadora, Patricia Gaztañaga. Sé que va a sonar muy extraño, pero por algún motivo, esta tía me ha recordado desde el primer día a Óscar de Barrio Sésamo. Sí, esa especie de monstruito verde que vivía en un cubo de basura. Y no es ningún intento de hacer gracia relacionando su programa con la basura, no. Es que realmente me lo recuerda, y ya es rara la cosa, dado que las referencias que manejo normalmente a la hora de hacer comparaciones no son los personajes de Barrio Sésamo. Pero es que la primera vez que vi a la Gaztañaga, me dije: “es Óscar, el de Barrio Sésamo“. No puedo darle una explicación racional a esto, aunque seguramente influya en ello que Patricia, como ya dije antes, es antierótica. Incluso asexual, me atrevería a decir. A mí se me antoja como una especie de androide. No, más bien como el cruce entre una profesora de EGB y un androide, ya que las profesoras de EGB son cuidadosamente elegidas para no despertar pasión alguna entre el alumnado y así evitar un prematuro despertar hormonal entre los alumnos de sexo masculino. Pero bueno, esto son asociaciones de ideas mías que no vienen al caso. Lo que en cambio es algo comúnmente aceptado, o debería serlo, es que Patricia es repelentilla. Resulta que esta señora o señorita, además de hacer de presentadora, se permite el lujo de enseñar a vivir a la gente. Así es: aprovechando el desconcierto y desorientación sensorial que muchos de los invitados sufren, o simplemente su inferioridad intelectual, Patricia es juez y verdugo en este estercolero humano, y no duda en resolver cualquier conflicto entre los invitados dando o quitando la razón, o dictando su particular sentencia. Y a callar, como diría el abuelo del famoso vídeo del niñato del metro de Valencia.


No sé por qué, pero los veo como si fueran una misma cosa.

La chulería de la Gaztañaga es un aspecto que suele pasar bastante desapercibido en el programa y que realmente no tiene tanta importancia viendo cómo está el patio, pero que está relacionado con otro aspecto que sí que merece ser destacado: el trato vejatorio de los invitados a la hora de manejar los tiempos del programa. Si cualquiera de las historias se alarga, se corta en seco a los invitados, por dramática que sea la situación, y a otra cosa mariposa. Esto no es nada nuevo en la televisión actual, que se factura por metros y se vende a peseta el kilo si el “share” lo permite. Pero en “El diario” la cosa va más allá, y es perfectamente posible que algunos de los invitados no puedan llegar a decir ni “mú” porque cuando llega su turno, resulta que ya no queda tiempo. Supongo que a los responsables del programa se la suda mucho que todo el mundo llegue a intervenir, así que traen testimonios de relleno, por si hacen falta. Porque en ese plató, la gente no es más que materia prima, carnaza audiovisual de usar y tirar. Es de lo más humillante que he visto en televisión: ir a que te dejen en ridículo, y que ni siquiera se tomen la molestia de hacerlo.

Y termino ya, pero lo repetiré de nuevo: que no cometa nadie el error de cambiar de canal cuando aparezca este programa. Yo no lo hago. Todo lo contrario: hay que empaparse de este espacio y de sus historias, dejar que cale hondo en nosotros, que desatranque todas esas puertas y ventanas que hemos cegado para no ver la genuina miseria humana que nos rodea… pero que tanto necesitamos para reconciliarnos con lo que realmente somos. Ya lo leímos en Juan 8, 32: “La verdad os hará libres”. Y “El diario de Patricia”, mal que me pese, es pura Verdad. Ahora id y contad la buena nueva, hijos de perra.

Read Full Post »

La de hoy es una entrada realizada a medias con Carlosbcn, autor del blog “Estable dentro de la gravedad” que ya he recomendado en más de una ocasión. Dada la envergadura del texto, he decidido separarla en dos entregas, a cuál mejor. Que lo disfruten.

Mi amigo Alfredo me pide que escriba algo sobre la tele. Bueno, no me lo pide: casi me lo exige, y me amenaza con hacerle cosas horribles a mi mascota si no cumplo sus descabelladas órdenes. Desesperado, le imploro un ápice de piedad, un poco de comprensión, pues yo no tengo mucha idea de televisión si me sacan del porno y la teletienda. Y entonces, él dice las tres palabras mágicas: “Diario de Patricia”.

(más…)

Read Full Post »

Seguro que todos los españoles que vemos la televisión (aunque sólo sea el apartado deportivo del telediario) hemos visto una campaña un tanto rara, de la cadena cuatro, que precede los espacios publicitarios. Aquí hay un resumen con los dichosos cuatro anuncios, en los que salen unos protagonistas que se dedican a romper cosas, supuestamente de gran valor para ellos, pronunciando únicamente “Innsbruck”.

Bien, pues el misterio parece resuelto, al menos parcialmente. Innsbruck es una ciudad de Austria, que será la sede de tres partidos de liguilla de la Eurocopa 2008. El estadio albergará los partidos España-Rusia, Suecia-España y Rusia-Suecia, de ahí que repita tanto la dichosa palabra, ya que Cuatro tiene los derechos de retransmisión de los partidos del combinado nacional.

Aquí se puede ver más información del estadio y los partidos. Se resuelve así una parte de la duda que tenía en cuanto a este lugar pero. ¿Tendrá Cuatro alguna otra sorpresa preparada al respecto?

Read Full Post »

Pongo como título del post los millonarios, tanto por el distinto trato que se da en fútbol a los equipos según su cache, como por una noticia que llega desde Argentina, que comentaré más abajo.

Ayer volvió a ganar el Real Madrid, gracias a un primer tanto en posición de fuera de juego. La prensa sensacionalista no tardó en tildar de “dudosa” la posición, a tenor de que el gol subió al marcador. Es ya tan habitual que se beneficie al equipo grande, que los seguidores de equipos pequeños acabamos resignados (como yo) a que las ayudas arbitrales ocurrirán siempre hacia el mismo lado. Este fin de semana, en una jugada sin balón, un jugador del Athletic de Bilbao agrede a un jugador del Recreativo, que cae al suelo. El árbitro saca cartulina amarilla a ambos. Será cuanto menos gracioso leer el por qué de cada tarjeta en el acta. Igual escribió “fulanito por pegar al contrario”, y a nuestro jugador “fulanito por poner la cara muy cerca”…

sinama300308.jpg

Ya cuando vino aquí el madrid recibimos otro gol en claro fuera de juego. Y en una riña entre uno de nuestros jugadores y un rival, se expulsó únicamente a nuestro defensa. ¿Por qué no tarjeta amarilla a ambos? A pesar de que la doble tarjeta roja hubiera sido lo más correcto. La cuestión es que no se mide con el mismo rasero según qué equipo. Todos estos pequeños obstáculos, amén de nuestra falta de concentración, nos cuestan los partidos, y quién sabe si la categoría este año, ya que no luchamos en igualdad de condiciones.

Nuestro presupuesto es de los más bajos de la categoría. Un equipo compuesto gracias a la gran labor de directivos y ojeadores, que buscan jugadores en último año de contrato o en calidad de cedidos para no pagar traspasos, debido a la poco boyante posición económica de que disponemos. No podemos construir la plantilla a golpe de talonario, así que cada incorporación es minuciosamente estudiada, y no se trae a nadie de un día para otro pagando 30 millones de euros. Creo que la máxima cantidad que se ha pagado son con diferencia los 4 millones por Sinama-Pongolle. Nadie habría pagado ni podría pagar aquí los 75 millones de euros que costó Zidane en su día (aunque si yo los tuviera pagaría gustoso cada céntimo por verle jugar con el decano).

En fin, que si estamos en desventaja en cuanto a la economía, si no disponemos de las mismas oportunidades en el mercado de fichajes, lo que nos coloca un paso por debajo de gran cantidad de clubes… Por favor, que no nos perjudiquen las decisiones arbitrales. Bastante tenemos con nuestros propios fallos que ya nos están condenando a la segunda división. No nos den por descendidos, si eso ocurre, que sea porque hemos luchado cada partido y el rival ha sido mejor, no por una triste e injusta decisión arbitral.

arbitroo.jpg
A los árbitros no nos mueve el dinero.
Que quede claro. 

A continuación, una segunda parte del post que también tiene que ver con el título.

Hoy me levanto con una noticia de deportes que, aunque me he “acostumbrado” a verla, no deja de sorprenderme.

Seis heridos deja pelea de fanáticos de River Plate

Que conste que no pongo esta noticia para rivalizar con otros países ni mostrar lo mal que está supervisado el fútbol en ellos. Ni mucho menos. España da buena cuenta del fair play con este tipo de titulares:

Agresión brutal en el Sánchez Pizjuánhinchas_river.jpg

Aún no había desayunado cuando encendí la televisión. Casi todo el mundo sabe que de televisión veo o deporte o alguna serie que me guste (últimamente muy pocas) y en este caso puse el canal de deportes para ver los goles de la jornada (y la pifia de nuestro portero este fin de semana, de paso). Una vez concluido el repaso a la jornada, nos comentan la noticia de la pelea masiva de los hinchas de River contra los de Vélez Sarsfield. No tardan en mostrarnos imágenes de las personas de la grada hinchándose a golpes los unos a los otros. De toda esa amalgama de puñetazos y patadas, dos imágenes para abrir boca…

En primer lugar, nos situamos en el graderío, compuesto por una escalera de asientos de hormigón. En él yace tendido bocaarriba un joven con la cara ensangrentada y el rostro desencajado. Hace un gesto para darse la vuelta, girando hacia el final del asiento. Pierde la capacidad de reacción y cae dándose un batacazo de boca, probablemente no esté consciente del todo. De la inercia baja un escalón más para caer de espaldas y quedar inmóvil. Una única persona que presencia el final de la escena se acerca a ayudarle.

La segunda imagen ya fuera del estadio, es la de un hombre entrado en años, seguidor de los millonarios (de River Plate para los que no manejan estos gentilicios) que está siendo entrevistado, a pesar de tener una brecha considerable tras la oreja y la camiseta de su equipo manchada de sangre cual carnicero. Comenta que un policía le asestó un porrazo (con la porra en este caso) sin previo aviso. No dudo que pueda haber existido provocación por parte del hincha, o de algún amigo, pero el contexto de la entrevista me parece de lo más equivocado.

Todo esto en un horario salpicado de dibujos animados, mal llamado horario infantil. ¿Es posible que niños (y no tan niños) puedan ver tanta violencia gratuita a solo un click de distancia? ¿Esas son las imágenes con las que nos informan?

No hay reparo en ver cómo a un pobre hombre le abren la cabeza 10 personas con correas y a patadas, ni siquiera respetan la para mí escrupulosa hora de comer. El otro día almorcé viendo como a un seguidor del Atlético de Madrid le linchaban literalmente entre un grupo de sevillistas, paliza grabada con móvil en mano, y de la que se hacían eco los principales noticiarios.

Mi pregunta es si existirá algún tipo de filtro en esas cadenas, o la cuestión es mantener la audiencia a costa del contenido, sin llegar a escandalizar al personal (eso obviamente incluiría la palabra sexo, a la que aún no nos han acostumbrado de la misma manera). Está bien informar, y es la realidad, pero hay maneras de dar las noticias y en este caso, creo que buscan una reacción del espectador, quizás el morbo que estas imágenes despiertan es lo que les lleva a mostrarlas.

Así que voy a recurrir a la buena voluntad de la televisión pública y privada, y a pedirle por favor algún tipo de sensibilidad a la hora de regular su contenido.

Y en caso de que quieran mostrar imágenes violentas, al menos que sean tan divertidas como la siguiente. La señora tiene muchísima suerte de no haberse fracturado las cervicales en tan lamentable accidente, además de merecer un oscar de la academia. No les adelanto más, veanlo ustedes mihmos.


Read Full Post »